Chile Bomberos
Un reconocimiento a todos los bomberos voluntarios de Chile


Emilio Grunenwald Lehmann
7° Cía Cuerpo de Bomberos de Santiago
14-Noviembre-1901

 

Corría el 19 de septiembre de 1901, en plenas celebraciones de las Glorias del Ejército, cuando un nuevo incendio, esta vez en la calle Estado esquina Huérfanos, estremece a la capital y los voluntarios salen raudos a combatir el siniestro.


Entre los bomberos que acudieron al lugar del siniestro, se encontraban tres voluntarios de la Séptima Compañía, Emilio Grunenwald, Juan Cabrol y Juan Bellet, quienes de inmediato comenzaron a ayudar en la emergencia.

Fue ahí, cuando el fuego, comenzó a ejecutar uno de los planes más espeluznantes que a un voluntario le pueden ocurrir. En instantes en que los bomberos se encontraban sofocando el siniestro, el fragor de las paredes estremeció a los voluntarios que se encontraban abajo, y en segundos estos tres voluntarios vieron como una pared se les vino encima sepultandolos.

Producto de este accidente, Grunenwald fue el que sacó la peor parte quedando gravemente herido con su espina dorsal totalmente fracturada.

Junto a sus dos amigos, Cabrol y Bellet tuvieron atenciones médicas muy cuidadosas, lo que le permitió a estos dos caballeros del fuego seguir con vida, a diferencia de Grunenwald, quien permaneció moribundo durante un mes y 26 días a causa del brutal accidente, hasta que su corazón no pudo más y murió.