Chilebomberos.cl
Cuerpo de Bomberos de Valparaiso Chile



Superintendente
Sr. Erasmo Olivares Ojeda
Vice Superintendente
Sr.Alejandro González Antenzana
Intendente Sr. Juan Paredes Brante
Secretario General
Sr.Gregorio Vasquez Aravena
Sub Secretario General Sr. Hipolito Morales González
Tesorero General
Sr. Juan Carlos Latorre
Sub Tesorero General
Sr. Alejandro Stark Aravena
Comandante
Sr.Rodrigo Romo Silva
Segundo Comandante
Sr.Vicente Maggiolo Oyarzun
Tercer Comandante Sr. Patricio Lara Figueroa
Cuarto Comandante
Sr. Francisco Arevalo




PRIMERA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
SEGUNDA COMPAÑÍA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
TERCERA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE ÑUÑOA CHILE
CUARTA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
QUINTA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
SEXTA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
SEPTIMA  COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
OCTAVA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
NOVENA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
DECIMA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
UNDECIMA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
DUODECIMA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
DECIMO TERCERA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
DECIMO CUARTA COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE
DECIMO QUINTA COMPAÑIA DE BOMBVEROS DE VALPARAISO CHILE
DIEZ Y SEIS COMPAÑIA DE BOMBEROS DE VALPARAISO CHILE





Como hemos visto Valparaíso, a mediados del siglo XIX, era un foco de desarrollo de gran importancia para el país. Sin embargo, siempre hubo un gran problema para la población; El incendio, y lo que es peor, la falta de grupos organizados para su combate. No era raro que un incendio redujera a cenizas cuadras enteras, y que éste se extendiera por varios días. Indudablemente, había que poner manos a la obra para defender a esta pujante ciudad de este temible enemigo. En este aspecto, es importante destacar la función que cumplió el diario El Mercurio de Valparaíso a propósito del inmenso incendio que afectó a la calle del Cabo (nótese que hablamos de una calle entera incendiada). El mencionado periódico informa de la "necesidad de organizar de antemano el trabajo de los incendios". Este llamado encontró eco en un grupo de connotados vecinos que decidieron formar la Asociación Contra Incendios.

El 19 de diciembre de 1850 hubo una reunión en la sala de la Intendencia, presidida por Santiago Melo (subrogante del intendente Manuel Blanco Encalada), donde los vecinos asistentes decidieron crear una comisión organizadora que propusiera medidas para combatir los incendios. Esta comisión, formada por ilustres vecinos, como Juan Brown, José Cerveró, Nicolás Gatica, Guillermo Müller, José Tomás Ramos y Martín Stevenson, tuvo la función primera de solicitar los fondos necesarios a las autoridades, además de tomar algunas medidas preventivas para evitar los incendios, como lo era la limpieza de chimeneas y una mayor vigilancia policial.

Posteriormente se incorporaron otros vecinos a las comisiones de organización y financiamiento; una estaba a cargo de formar definitivamente la organización de los bomberos voluntarios, formada por los vecinos Brown, Müller y Stevenson, a quienes se agregan los señores Jorge Hodson, E. Micke y Otto Udhe. La otra a cargo del financiamiento y adquisición del material necesario para la creación de las primeras compañías estuvo a cargo de los señores Carlos Lamarca, Francisco Nebel y H. Ward.

Con el eficiente trabajo de los vecinos que conformaron las distintas comisiones, más el decidido apoyo de las autoridades locales, se convoca a una asamblea general a fin de cerrar las listas de incorporación de los voluntarios a las distintas compañías que se había decidido establecer. La fecha, 30 de Junio de 1851.

De esta manera se crean las primeras cuatro compañías de bomberos, de cuya historia y estructura te podrás enterar al entrar en sus respectivas páginas. De estas primeras compañías, dos eran de Agua; la Bomba Nº 1 Americana, la Nº 2 Salamandra; una de Ganchos, Hachas y Escaleras, denominada Nº 1 La Unión y otra "Guardia de la Propiedad", esta última con el objetivo de resguardar los bienes de los damnificados en incendios. Es precisamente a tres de estas Compañías que aún perduran en el tiempo, a las que hoy recordamos con especial gratitud, ya que son las fundadoras de la Institución a la cual pertenecemos, además de ser un permanente ejemplo de lo que todo bomberos voluntario debe ser. Éstas son; la Primera Compañía, Bomba Americana; la Segunda Compañía, Bomba Germania y la Décima Compañía Eduardo Farley, Salvadora y Guardia de la Propiedad. En estas Compañía podremos ver el valioso aporte dado por los inmigrantes europeos, destacándose una importante presencia inglesa y norteamericana en la Primera Compañía y alemana en la Segunda, la Décima Compañía también contó con numerosos miembros de la colonia inglesa.

La primera emergencia que enfrentó el Cuerpo de Bomberos fue el incendio del vapor Perú, varado en la playa el día 8 de julio de 1851, donde las compañías tuvieron un especial bautizo y del cual te explicaremos más adelante.

A raíz de una disputa comercial entre España y el Perú, la República de Chile desafió a la escuadra española, enviada al Océano Pacífico para castigar a quienes se opusieran a sus exigencias. Por lo menos, con una media docena de modernas naves de guerra, la fuerza naval hispana se movilizó frente a nuestras costas recibiendo dos duros reveses; primero frente al puerto de Papudo y, después, junto a la isla de Abtao en el canal de Chacao.

El almirante Casto Méndez Núñez se vio obligado, por su gobierno, a bombardear al primer puerto chileno; la puerta comercial de Chile. Así, sus buques tomaron posición a las 08:00 hrs. para iniciar la acción punitiva 1 hora después propinando un fuerte castigo, hasta pasado el medio día, con las fragatas Blanca, Villa de Madrid, Vencedora, Resolución y el poderoso blindado Numancia.

Terremoto de 1906.

En los terremotos más intensos sufridos por Valparaíso: Activa y eficaz colaboración han prestado las Compañías y el Cuerpo entero durante estos terremotos, tanto extinguiendo los numerosos y violentos incendios que se producen, como auxiliando a sus víctimas. Así sucedió en el de 1906 cuando la ciudad quedó destruida por la serie de terremotos de la noche del 16 de agosto.

Los voluntarios acudieron a sus cuarteles para sacar el material y dirigirse a los numerosos incendios en donde, mientras combatían al fuego, también removían escombros, socorrían víctimas y servían de policías para proteger las propiedades de los damnificados.

Idénticas entereza y participación cumplieron las Compañías de Voluntarios en los fuertes terremotos, sucedidos en Valparaíso, los años 1965, 1971 y 1985 por lo que los actuales servidores de la ciudad, a través del Cuerpo de Bomberos, han reeditado los heroísmos de sus antepasados: Así, a comienzos, como a mediados y también a fines del presente siglo, la Institución de los “Caballeros del Fuego” ha entregado a la ciudad una amplia cuota de sacrificio como, además, de mártires que han dado su vida por los habitantes de este querido Puerto.....