Chile Bomberos
Un reconocimiento a todos los bomberos voluntarios de Chile


Germán Tenderini y Vacca
6° Cía Cuerpo de Bomberos de Santiago
08-Diciembre-1870


Tenderini ingresó el 13 de octubre de 1865 a la Compañía de Salvadores y Guardia de Propiedad del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Desde el primer momento sus compañeros le tuvieron consideración y aprecio por sus virtudes.


En 1867, fue ascendido al cargo de sargento cuarto, un año después a teniente cuarto. Luego, en julio de 1868 al quedar vacante, sus propios compañeros le dan el cargo de teniente tercero de la Compañía “salvadores” y es reelegido para el periodo 1869-1870 en reconocimiento por su heroísmo y audacia.


Incendio del Teatro Municipal de Santiago.



El 8 de diciembre de 1870 un incendio se originó en el Teatro Municipal de Santiago. Se cuenta que después de terminada la función de la cantante lírica Carlota Patti (hermana de la famosa Adelina Patti) y cuando el público se retiraba, al caer el telón, con sus extremos rompieron una cañería de gas del alumbrado. Personal del teatro recorrió el escenario buscando la avería, pero la llama de un farol habría encendido el gas acumulado, los elementos inflamables del escenario ocasionaron que el incendio se propagara con mayor rapidez.


Las campanas de emergencia comenzaron a sonar. Tenderini fue el primero en llegar al lugar del siniestro, donde se encontró con su colega Arturo Villarroel (futuro héroe en la Guerra del Pacífico) ambos de la compañía salvadores.


El empleado del teatro Santiago Quintanilla les abrió las puertas del teatro para detectar el foco principal del fuego y tratar de extinguirlo. El humo provocó la asfixia de Tenderini y Quintanilla. Los demás bomberos llegaron cuando las llamas abrazaron la construcción por todos sus costados y el fuego exhalaba el humo por las ventanas del teatro. Una vez sofocado el fuego, los voluntarios pasaron revista y el único que no respondió fue Tenderini, temiéndose lo peor.


Durante la inspección al teatro se encontró el cuerpo de Tenderini calcinado entre los escombros; Quintanilla también había muerto. Villarroel, el último en ver con vida a Tenderini, solo pudo dar su testimonio después de recuperarse de la asfixia por el incendio. Había muerto el primero de los mártires de bomberos de Chile entregando su vida cumpliendo el deber
.